OFICINA DE TURISME SANT JULIÀ DE LÒRIA

Plaça Laurèdia – Sant Julià de Lòria
AD600 – Principat d’Andorra
T. +376 744 045
E-mail: turisme.lauredia@comusantjulia.ad

Image Alt

Qué son los vinos de altura

  /  Qué son los vinos de altura

Cada vez se habla más del “Vino de
Altura” pero, ¿qué es? ¿dónde se halla? ¿a qué altitud? ¿qué tiene de especial?

Para poder llamar vino de altura a un vino, tiene que elaborarse con uva de una viña a una altitud muy elevada, normalmente a partir de 800 m, hasta altitudes donde la climatología nos permita cultivar la viña y madurar la uva.

El principal beneficio, o diferencia, es un envidiable efecto refrescante (para su mayor acidez). Esto se produce por la gran diferencia térmica que se da entre el día y la noche. Aunque la insolación es más grande a más altura, la maduración de la uva es más lenta y progresiva que en cotas bajas. Se ralentiza el ciclo madurativo y el vino gana en complejidad y riqueza de matices.

Pero esto no sucede a cualquier “gran altura”. Tiene que ser esta altura concreta, en esta latitud geográfica específica.

El viento es otro gran aliado de las viñas en altura, ya que contribuye a evitar que hongos y otras enfermedades proliferen en las mismas. Además, la mayor parte de estas viñas se cubren anualmente de nieve, lo que supone una aportación hídrica que se va fundiendo lentamente y que crea una reserva en el subsuelo para momentos de sequía. Además, la nieve introduce nitrógeno de la atmósfera a la tierra, lo que beneficia el vigor de la planta.

La accidentada y montañosa geografía del país supone una altura de los viñedos poco habitual.

Las bodegas andorranas se hallan entre los 860 y 1200 m y, además de la altura, se caracterizan por su naturaleza familiar y propia de negocios pequeños.

Además de vinos, también se elaboran, crían y cultivan otros productos agroalimentarios de calidad, como el licor ratassia, embutidos, carnes, cerveza, miel…

Reaparición de la viña desaparecida en el Principado.

En los últimos años, el sector privado y la administración pública están incidiendo en diversificar el sector primario, preservar el paisaje e introducir nuevos cultivos. Así, la viña, desaparecida a finales del siglo XIX a causa de la filoxera, ha vuelto a aparecer en el Principado. Estas pequeñas bodegas, situadas en su mayoría en la parroquia de Sant Julià de Lòria, representan un atractivo turístico que se añade a los ya tradicionales turismo de nieve y de compras.